Misión Permanente ante los Organismos Internacionales en Ginebra

La Argentina en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Por Alberto D’Alotto *

El viernes 2 de octubre pasado tuvo lugar en Ginebra la última sesión regular del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas de 2015 y con ella culminan los tres años de membresía argentina en este organismo, para el que nuestro país había sido electo por el voto de 155 países en la Asamblea General de 2012.

A fin de dar lugar a la participación en el Consejo de otras naciones latinoamericanas y del Caribe, la Argentina volverá a presentar su candidatura para el año 2019.

A lo largo del período transcurrido la Argentina impulsó una agenda de derechos humanos caracterizada por los siguientes ejes:

- Defensa integral de los derechos humanos y la no discriminación basada en el interés de las víctimas, sin importar cuál sea el gobierno responsable de las violaciones.

- Acciones en favor del reconocimiento internacional del derecho a la verdad, a la justicia y contra la impunidad en los casos de violaciones sistemáticas y flagrantes a los derechos humanos.

- Protección de los derechos económicos, sociales y culturales, de toda la sociedad incluido el impacto de la deuda externa y del accionar de los fondos buitres sobre el disfrute de los mismos.

En relación con el primero de los ejes, la Argentina se pronunció a favor de las resoluciones que condenaron las violaciones a los derechos humanos en todos los países que se trataron y debieron votarse en estos años. Esta demostración de coherencia argentina ha sido destacada entre otros por reconocidas organizaciones como Human Right Watch, pues en todos los casos la Argentina mantuvo la línea de dar prioridad a la protección internacional de las víctimas sin efectuar consideraciones de conveniencia política u oportunidad.

Junto a otros países latinoamericanos la Argentina promovió y logró la aprobación de resoluciones de condena a la violencia y la discriminación contra homosexuales, bisexuales, transexuales e intersexuales.

Con relación al segundo eje, la Argentina, junto a Suiza y Marruecos siguió defendiendo y logrando consenso en sus iniciativas sobre el reconocimiento internacional del derecho a la verdad y a la justicia y contra la impunidad como bases indispensables y garantía de los procesos de transición a la democracia luego de períodos de dictadura o guerras civiles. Asimismo nuestro país continuó junto a Francia su tarea de difusión en favor de la ratificación de la Convención Internacional contra la Desaparición Forzada de Personas, de apoyo al Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas y otras acciones de denuncia de esta práctica criminal, contando en tres oportunidades con la participación en el plenario y en eventos paralelos de Estela de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, quien aportó el testimonio de su lucha ejemplar.

Nuestro país lideró también junto a España, Italia y otros países la campaña internacional por la abolición de la pena de muerte y por la moratoria en los países que aún la aplican.

Con respecto al tercer eje la Argentina obtuvo en 2014 con el voto de 33 miembros del Consejo la adopción de una resolución que denuncia el accionar de los fondos buitres como un grave impedimento para que los gobiernos puedan garantizar los derechos económicos y sociales de sus poblaciones. El Consejo ordenó a su Comité Asesor que encare una investigación sobre los fondos buitres la que se encuentra en curso y que forma parte de otras acciones internacionales argentinas para aislar y neutralizar la actividad predatoria de estos grupos. Finalmente consiguió junto a Brasil la creación de una relatoría especial para monitorear la situación de los derechos humanos de los adultos mayores en el mundo y asegurar la protección de este sector vulnerable de la población.

Aún cuando por algunos años la Argentina no sea miembro del Consejo, en su carácter de observador podrá seguir aportando en el mismo a estas y otras tareas que fortalezcan la protección internacional efectiva de los derechos de todos.

Esta política le ha deparado a nuestro país reconocimiento y simpatía en amplios sectores de la vida internacional por la importante contribución efectuada a la defensa de los derechos humanos en todo el mundo; es deseable que la misma se consolide como política de Estado y se profundice en los años por venir con el gobierno que surja próximamente de las urnas.

* Ex vicecanciller. Actual embajador argentino ante los organismos internacionales en Ginebra.

Fondo argentino de cooperación sur-sur y triangular